BIOGRAFÍA

Nací un 30 de agosto. Mi padre peruano, Manuel Checa, pensó que había sido un milagro. Intentó ponerme Rosa de Lima y en el Registro Civil no se lo permitieron. Ok, entonces soy Elisabeth Rosa. Sí, Elisabeth con s. Y santa no soy. Hace mucho tiempo que escribo sobre las cosas buenas de la vida: vinos, viajes, gastronomía, alcoholes. Me gusta escribir, me encanta. En la adolescencia jugaba a ser Simone de Beauvoir. Escribía mis cosas encerrada en un altillo de una casa Tudor tardío en Castelar, una localidad al oeste de Buenos Aires. Por romanticismo, más literario que intelectual, me anoté en la carrera de filosofía en la Universidad de Buenos Aires. No terminé la carrera ni la terminaré. Entre clase y clase tomábamos claritos (dry martini). En esa época escuchaba jazz en sótanos porteños. Tiempo de amores, descubrimientos, encuentros y desencuentros, separaciones.

Antes de iniciarme en el tema gourmet escribí en diarios desaparecidos, como La Opinión y Tiempo Argentino, y en aún sobrevivientes como La Nación. Aunque realmente mis primeros trabajos fueron para Clarín. Muchos años fui redactora en Cuisine & Vins. En el 2000 me mudé a elgourmet.com, donde sigo escribiendo los contenidos de la página web, dirijo El Club del Buen Beber y soy la conductora del programa de televisión que lleva el mismo nombre. Además colaboro en otros medios nacionales y europeos. Alma de bohemia, soy viajera recalcitrante, no turista. Viví en lugares raros: Finlandia, la India, Argel. Y en otros menos raros. Trabajo mucho, me gusta caminar o trotar por Palermo, mi barrio. Pero como a todo el mundo, también me gustaría no hacer nada. O mucho: leer, escuchar música, cocinar para los amigos. O para mí misma. Sola.